APRENDER A HACER MAGIA Y APRENDER ENSEÑANDO

By 13 octubre, 2014 Blog No Comments

Que gran placer y que enorme responsabilidad nacen del acto de enseñar, un precioso acto de servicio a los demás que se convierte en mágico si se hace desde la humildad.

Cuanto aprendo de los demás, de mi propia profesión y sobre mi mismo en cada clase, es cuestión de abrir los sentidos y hacerse las preguntas correctas, incluso atender sin actitudes dogmáticas a las dudas de cualquier alumno, porque todo está por ser mejorado o descubierto, porque sólo se que no se nada.

Un día sin aprender algo nuevo es un día perdido en mi vida, poner el listón un milímetro más alto es poca cosa, pero si vamos sumándolo a los de días anteriores veremos cómo hemos conseguido estirarnos más allá de nuestras antiguas creencias.

Alguién dijo que cuando el alumnoestá preparado aparece el Maestro, he encontrado algunos alumnos en mi camino que me han construido como modesto maestro o aprendiz adelantado.

Leave a Reply